Sueño con Lórien

“Sueño con Lórien. Estoy sentado detrás de una mesa negra, rodeado de papeles, delante de una pared de la que cuelgan fotografías de desolación y soledad, entre proyectos de artículos y pilas de opinión que me reclaman. Y estoy volando hacia Lórien, la flor del sueño.

La pantalla de fósforo verde me mira adusta. Me está pidiendo impaciente su ración cotidiana de formatos y de claves. Pero hoy –¿qué me pasa?– sólo veo en ella reflejos de espuma blanca sobre un mar de azul intenso. Un mar bajo el sol: bajo ese fiero sol de pasión que ilumina eternamente el Valle del Oro Cantarín, en torno a Lórien.

Sueño con Lórien. Lórien es una isla y, al mismo tiempo, un bosque (no sé por qué os lo cuento, si ya lo sabéis); Lórien es una isla primitiva, anárquica y bellísima, con casas de hojalata que desembocan en largas playas de arena fina y blanca. En Lórien todo está por hacer, y uno puede vivir con la esperanza en la punta de los dedos, pensando que todo es aún posible y que el futuro existe. Y las gentes son sencillas, y sus sentimientos, espontáneos y directos, y hasta los asesinos son capaces de explicar lo que hacen sin recurrir a teorías sociológicas o sesudos estudios de mercado: matan –ya veis, qué cosas–, y matan porque odian y porque aman, y eso es todo, y nadie le da más vueltas.

En Lórien, el tiempo no cuenta apenas nada. La gente es tranquila e impuntual, y muy pocos son los que admiten que les impongan una cita: ellos quedan y, al final, aparecen, pero no miran el reloj ni se preocupan por horarios.

Sueño con Lórien, y en el Lórien en que yo sueño nadie se levanta la voz, y el ruido es sólo algarabía callejera, y los policías no dan miedo, aunque asusten un poco con los ruidosos piropos que lanzan a las muchachas que circulan en bicicleta y a las que el aire levanta sus faldas de mil colores.

Tal vez ese Lórien con el que estoy soñando no exista. Tal vez esto que os estoy contando sea sólo el fruto de películas y carteles de turismo asomados a los escaparates de las agencias de viaje.

Nunca he estado en Lórien, y es probable que nunca lo vea. Me da igual. Mejor que sea así.

Mi Lórien, este Lórien con el que hoy sueño, me vale porque es quimera, porque ocupa el espacio del no-aquí, porque me ayuda a imaginar que podríamos ser otros.

Y sueño, y me voy a Lórien para mejor sentir mi distancia ante lo que veo: calles grises, gente triste. Y sueño con Lórien para reclamar de mí más alegría, para pensar que todos podemos romper con todo, que somos capaces de no acudir puntuales a las citas, de reírnos de los estudios sociológicos que explican la muerte, de creer que el porvenir que nos espera no está condenado a ser de por vida un tiempo para el llanto.

Lórien o muerte. Venceremos.”


El texto que acabas de leer no es más que una copia de una declaración de principios publicada por el periodista  Javier Ortiz en el diario El Mundo el 29 de diciembre de 1993: Jamaica o muerte.

He querido que sean sus palabras las que provean de inicio e inspiración a este blog. Un blog que nace para dar cuenta, durante los próximos meses, del proceso de creación de un “sistema de software cívico” que facilite la implicación ciudadana.

La Jamaica de Javier, convertida en Lórien, protagonizará nuestros sueños. Con cada entrada del blog proclamaremos, con más convencimiento que esperanza:

“Lórien o muerte. Seremos elfos o… seguiremos intentándolo



Comentarios

Sueño con Lórien — 1 comentario

  1. Pingback: Creado el blog “Rumbo a Lórien”. ¡¡Listos para partir!! (Asoc. Ciudades Kyosei) La participación ciudadana como puede ser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *